31 de mayo de 2012

DIABETES EN PERRO



Durante casi dos mil años, hasta el descubrimiento de la insulina en 1921, la diabetes era una enfermedad mortal. Arateus (138-81 a.C.) decía: «Así me parece que la enfermedad recibió el nombre de “diabetes” de la palabra griega que significa sifón, debido a que el líquido no permanece en el organismo sino que lo utiliza como una escalera mediante la cual abandona el cuerpo humano».
Se estima que alrededor de 1 de cada 500 perros desarrolla diabetes.

El metabolismo de la glucosa en los perros no diabéticos

El alimento se descompone en componentes que pueden ser utilizados por el organismo. La conversión de los carbohidratos (almidones) da lugar a azúcares, entre los que se incluye la glucosa. Una vez absorbida a través del intestino, la glucosa acaba en la sangre y proporciona energía a las células del cuerpo.
La absorción de la glucosa por parte de la mayoría de las células es dependiente de la presencia de la homona insulina. La insulina es elaborada por células específicas de un órgano especial situado cerca del intestino: el páncreas.

La diabetes mellitus: ¿qué es?

Una carencia de la insulina disponible provoca la diabetes mellitus.
Las causas de la diabetes en los perros:
  • En algunos perros diabéticos el páncreas no produce suficiente insulina
  • La incapacidad de las células corporales de producir insulina
Esto resulta en:
  • La incapacidad de las células de absorber suficiente glucosa
  • Unos niveles excesivamente altos de glucosa en la sangre


La diabetes mellitus: ¿son todos los perros susceptibles a ella?

Los perros de mediana edad a ancianos son los más susceptibles a desarrollar la diabetes. Los que se ven más afectados son las hembras enteras.
Se puede dar un mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus en las siguientes razas caninas:
  • Keeshond
  • Caniche
  • Puli húngaro
  • Pinscher Miniatura
  • Samoyedo
  • Bobtail
  • Daschund
  • Springer Spaniel
  • Alaska Malamute
  • Schipperke
  • Schnauzer Miniatura
  • Spitz Finlandés
  • Chow chow
  • West Highland White Terrier
  • Beagle
  • Cairn Terrier
  • Dobermann
  • Golden Retriever





















Síntomas de la diabetes en los perros

En los animales, los síntomas reciben el nombre de "signos clínicos" o "signos". Los niveles altos de glucosa en sangre dan lugar a los síntomas propios de la diabetes mellitus.
El "umbral de glucosa" de los riñones puede verse superado debido a que el exceso de glucosa en la sangre da como resultado la excreción de glucosa en la orina. El incremento de la micción de su perro da como resultado una mayor pérdida de líquidos corporales y provoca que su perro diabético coma más.
Un animal diabético puede sufrir una pérdida de peso a pesar de comer más de lo normal debido a la pérdida de glucosa, una importante fuente de energía.
Véase Diabetes mellitus en los perros para obtener más información sobre el metabolismo de la glucosa.

Signos normales de la diabetes en los perros

  1. Poliuria - orina demasiado
  2. Polidipsia - bebe demasiado agua
  3. Polifagia - pérdida de peso a pesar de mayor apetito
  4. Letargia


El diagnóstico de la diabetes en los perros

Los signos clínicos de la diabetes mellitus sugieren que su pero podría padecer esta enfermedad. Como otras enfermedades pueden provocar los mismos signos que la diabetes mellitus, su veterinario llevará a cabo algunas pruebas para confirmar el diagnóstico.

Signos de la diabetes mellitus

Si cualquiera de los siguientes signos afecta a su perro, consulte con su veterinario:
  1. Bebe mucha agua
  2. Orina frecuentemente
  3. Siempre tiene hambre
  4. Ha perdido peso a pesar de comer más

Muestras de orina

Puede que su veterinario examine en primer lugar una muestra de orina para determinar si hay glucosa en la orina y/o una infección del tracto urinario.

Muestras de sangre

Para confirmar el diagnóstico, su veterinario extraerá una muestra de sangre y determinará el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre de su perro.
Si la concentración de glucosa en sangre es constantemente mayor de la normal, esto puede ser indicativo de que el páncreas de su perro no secreta (suficiente) insulina y/o que el cuerpo de su perro es "resistente" a la insulina que produce su páncreas. Su perro sufre, por tanto, una diabetes mellitus.

Examen general

Su veterinario también examinará el estado de salud general de su perro (para descartar la presencia de otras enfermedades y/o infecciones). Esto es muy importante, ya que las infecciones y algunas enfermedades pueden ser un obstáculo para el tratamiento de la diabetes mellitus.

Complicaciones de la diabetes mellitus en los perros

Las complicaciones a largo plazo de la diabetes mellitus son resultado de unos niveles altos de glucosa en sangre prolongados (hiperglucemia).
La obtención de un control óptimo de los niveles de glucosa en sangre ayuda a minimizar las complicaciones a largo plazo de la diabetes mellitus.

Cataratas por diabetes

Esta es la complicación más común de la diabetes en los perros. Las cataratas consisten en que el cristalino se torna opaco, dando como resultado la ceguera en el ojo o los ojos afectados.

¿Qué es lo que provoca las cataratas por diabetes?

El exceso de glucosa en el torrente sanguíneo provoca cambios en el cristalino. El agua se difunde hacia el interior del cristalino, provocando que éste se hinche, y cambie su estructura. Esto da como resultado la opacidad que podemos apreciar.

Tratamiento

El cristalino puede extraerse quirúrgicamente para que el animal recupere la vista. El control de los niveles altos de glucosa en sangre puede ayudar a prevenir o retrasar el inicio de las cataratas por diabetes.



El control de mi perro diabético

¿Qué necesitaré?

  1. Insulina exclusiva veterinaria
  2. Jeringas de insulina adaptadas a este tipo (40 unidades internacionales (UI) por ml)
  3. Una dieta equilibrada adecuada para su perro. Véase Nutrición
  4. Utensilios para la monitorización en casa, si así lo aconseja su veterinario. Véase Monitorización
  5. Una fuente de glucosa. Véase Emergencias
  6. Una buena comunicación con su veterinario
  7. El compromiso con el tratamiento a largo plazo de su mascota

La vida con un perro diabético

Una vez se haya estabilizado a un perro diabético con insulina, suele poder llevar una vida feliz y saludable. La esperanza de su perro diabético estabilizado con insulina es similar a la de las mascotas sanas de la misma raza. Una buena comunicación entre usted y su veterinario, y el cumplimiento del régimen de tratamientos ayudará a su mascota a mantenerse sana. Los dos podrán seguir disfrutando juntos de la vida durante muchos años.


La insulinoterapia

La diabetes mellitus está provocada por una carencia de insulina disponible. Los niveles de insulina de su perro diabético deben ser restaurados con inyecciones diarias de insulina.
La insulina que existe para uso veterinario es un peparado de insulina lente usado para el tratamiento de los perros diabéticos. Se extrae del páncreas de los cerdos. La insulina porcina tiene exactamente la misma estructura que la insulina canina.

Los cuidados de la insulina de su perro diabético

La insulina es una sustancia delicada. El uso y la conservación incorrectos de la insulina pueden hacer que ésta no tenga el efecto adecuado.
  • La insulina siempre debe conservarse en la nevera: sáquela sólo cuando vaya a preparar una inyección.
  • La insulina no debe congelarse: la congelación la destruye.
  • Conserve siempre la insulina en posición vertical: esto ayudará a evitar una cristalización excesiva alrededor del tapón del vial.
  • Invierta el vial con delicadeza unas diez veces antes de su uso para conseguir la resuspensión (mezcla correcta) de la insulina.
Para obtener instrucciones completas sobre la inyección de la insulina véase:


Pautas para el tratamiento

Su veterinario determinará la dosificación correcta de insulina para su perro. Si su perro sufre también otros problemas, su veterinario iniciará un tratamiento adecuado.

El inicio del tratamiento con la insulina exclusiva veterinaria

Las necesidades de insulina de cada perro diabético son distintas. La dosis de insulina para su perro se basará en su peso corporal y en sus necesidades individuales.
La dosis inicial de insulina se calcula basándose en el peso corporal de su perro. Durante los primeros días del tratamiento, su veterinario:
  • Monitorizará el efecto de esta dosis: probablemente le pedirá que compruebe cuánto come y bebe su perro.
  • Comprobará los niveles de glucosa en sangre de su perro.
  • Examinará la orina de su perro en busca de la presencia de glucosa y de cuerpos cetónicos.
Esta información ayudará a su veterinario a ajustar la dosis de insulina hasta dar con la dosis correcta de insulina para su perro diabético. Para obtener más información sobre la recogida de muestras de orina y de sangre.
Puede que a su veterinario le resulte necesario hospitalizar a su perro para investigar en mayor profundidad los efectos de la insulina. Lea más al respecto en Acerca de las Curvas de Glucosa.

¿Tratamiento una o dos veces al día?

Algunos perros diabéticos pueden comenzar con un tratamiento diario de insulina. Otros puede que necesiten dos inyecciones diarias de insulina para controlar mejor su diabetes.

El tratamiento de mantenimiento con la insulina exclusiva veterinaria

Asentar una rutina



La monitorización de su perro diabético

Los cambios en las necesidades de insulina

No es infrecuente que las necesidades de insulina de su perro cambien, incluso después de un largo periodo de estabilidad. Lo más frecuente es que esto se deba a:
  • La pérdida o la ganancia de peso
  • Los cambios en el régimen de ejercicio
  • La presencia de otras enfermedades
  • La progesterona en las perras enteras. Véase la esterilización de las perras diabéticas
  • Otros tratamientos
Esta es la razón por la que es importante seguir monitorizando los progresos de su perro diabético (incluso después de meses o años de tratamiento) y consultar con su veterinario si se dan cambios repentinos o si sucede algo inusual.

El examen de las muestras de orina y de sangre

Puede que su veterinario le pida que compruebe regularmente las concentraciones de glucosa (y de cuerpos cetónicos) en las muestras de orina y/o de sangre. Esto proporciona una indicación de cómo va controlando a su perro. Basándose en estos resultados, su veterinario puede decidir llevar a cabo una curva seriada de glucosaen sangre para determinar la nueva dosificación de insulina.
No debería modificar la dosis de insulina sin antes consultar con su veterinario.

Acerca de las curvas de glucosa en sangre

Puede que su veterinario quiera elaborar una curva de glucosa en sangre para su perro diabético.

¿Para qué se usa una curva de glucosa en sangre?

Una curva de glucosa en sangre nos ayudará a determinar:
  1. Si la insulina administrada a su perro funciona y cuándo empieza a hacerlo.
  2. La eficacia con la que la dosis de insulina reduce los niveles de glucosa en sangre.
  3. Hasta qué punto descienden los niveles de glucosa en sangre de su perro y cuándo sucede esto.
  4. Durante cuánto tiempo actúa la insulina en su perro.
Esta información se usa para:
  1. Monitorizar la respuesta a una dosis de insulina: especialmente al inicio del tratamiento o después de un cambio en la dosis de insulina.
  2. Determinar si un tratamiento diario es suficiente o si es necesario un tratamiento dos veces al día.
  3. Investigar a los perros que parecen no responder al tratamiento con insulina.

¿Cómo se elabora una curva de glucosa en sangre?

  1. Puede que se hospitalice a su perro durante 12-24 horas.
  2. Se proporcionarán alimento e inyección(es) de insulina de acuerdo con el programa que siga en casa.
  3. Se tomará una muestra de sangre antes de proporcionar el alimento y la inyección de insulina.
  4. Se tomarán muestras de sangre cada 2-4 horas hasta las 12-24 horas.
  5. Se medirán los niveles de glucosa en sangre de cada una de estas muestras.
  6. Los niveles de glucosa en sangre se introducen en una gráfica concentración-tiempo para obtener una curva, Ésta indica los cambios en los niveles de glucosa en sangre tras la inyección de la insulina.

Curva ideal de glucosa en sangre

Debajo tenemos un ejemplo del aspecto que debería tener una curva ideal de glucosa en sangre en un perro diabético estable. Pinche en el dibujo en miniatura para ver la curva a tamaño completo.

curva ideal de glucosa en sangre

La alimentación de su perro diabético

La dieta es extremadamente importante para éxito en el control de la diabetes mellitus. Lo ideal es que la dieta sea exactamente la misma cada día y que se proporcione siempre a la misma hora.
Deberían evitarse las golosinas y los aperitivos entre comidas. Esto no significa que su perro no pueda recibir recompensas. Su veterinario podrá recomendarle golosinas adecuadas para perros diabéticos que podrá proporcionarles de vez en cuando.

La dieta ideal para un perro diabético

Tras una comida, la glucosa es digerida y acaba en el torrente sanguíneo. El tipo de alimento que consume su perro diabético puede tener un efecto significativo sobre esto:
  • Una comida rica en azúcares provoca un incremento repentino de los niveles de glucosa en sangre
  • Si una comida es rica en carbohidratos complejos (almidón y fibra), la glucosa se va liberando a lo largo de un periodo de tiempo más prolongado y de forma más controlada
Una dieta ideal suele:
  • Contener cantidades limitadas de grasa
  • Tener un alto contenido en carbohidratos complejos
  • Ser rica en fibra

Más información

Lea más acerca de:

Ejercicio para los perros diabéticos

El ejercicio es tan importante para los perros diabéticos como para los no diabéticos.
El ejercicio hace que se consuma energía y ayuda a evitar la hiperglucemia. Además, el incremento del flujo sanguíneo producido por el ejercicio puede mejorar la absorción de la insulina ayudando a reducir todavía más la concentración de glucosa en sangre.
El nivel de actividad de su perro diabético debería permanecer inalterado y ser regular. Si un perro se torna, repentinamente, muy activo (p. ej. paseos más largos), consumirá más glucosa (energía). En los perros diabéticos esto puede dar como resultado unos niveles de azúcar (glucosa) en sangre muy bajos. De hecho, unos niveles muy bajos de glucosa en sangre pueden dejar al cerebro sin energía y su perro podría perder la consciencia. Si sucede esto, deberá administarle glucosa de inmediato. Véase Hipoglucemia.

La esterilización de perras diabéticas

La esterilización de las perras es algo necesario para poder controlar la diabetes en las distintas fases de su ciclo reproductivo.
Inmediatamente tras el celo, los ovarios de la perra producen progesterona (una hormona). La progesterona ayuda al mantenimiento de la gestación. Sin embargo, la progesterona tiene una influencia negativa sobre el papel de la insulina. La esterilización quirúrgica (ovariohisterectomía) elimina la fuente de progesterona y ayuda a normalizar las necesidades de insulina.
Las perras a las que se haya diagnosticado una diabetes mellitus deberían ser esterilizadas lo antes posible. Esto hará que su diabetes sea más fácil de controlar.

FUENTE: MSD Animal Health